LA RONDA [12-19 NOV 2018]

  • RESEÑA POLEÑA: HOUSE OF CARDS, TEMPORADA 6. La semana pasada terminé la última temporada del programa House of Cards. Siempre es complicado terminar satisfactoriamente un programa con varias temporadas de intrigas, planes, traiciones y asesinatos atrás, pero House of Cards se enfrentó a un problema aún más grande por el hecho de haber sacado de su producción al protagonista Kevin Spacey.

    Y aunque yo fui uno de los más felices al saber que ahora se centrarían en su esposa, pues desde hace unas 2 temporadas, cuando el programa empezó a decaer en lo aburrido y telenovelesco, creí que era hora de cederle a ella el escenario, lamento decir que quedé bastante decepcionado.

    Ni siquiera es que House of Cards sufra por no tener a Spacey (como dije, para mí su personaje ya había dado todo de sí, y la verdad yo prefiero no tener que estar viendo a un mamalón con tantas acusaciones encima), es solo que la temporada termina teniendo los peores guiones en su historia. En realidad de momentos pareciera que ni fue escrito, sino que los actores solo llegaban cada día al set e improvisaban algo que medio se sintiera como House of Cards. Todos los vicios en los que habían caído en los últimos años regresan con fuerza. Tramas demasiado complicadas y con nada que decir, violencia gratuita, y giros que de momentos me hacían revisar para asegurarme que no estuviera yo viendo una repetición de una telenovela de Rosy Ocampo por error.

    Es una lástima que House of Cards haya terminado de una manera tan poco satisfactoria, tras haber culminado su temporada anterior con tanto potencial. El lado bueno es que ya era una de esas series que sólo se iba arrastrando rogando por que alguien le diera muerte, y…al fin lo hicieron.